Llegó la gestión fiscal más importante del año y también la más temida por la mayoría: la Declaración de la Renta 2016 y este año vuelve con novedades. Una figura impositiva perteneciente al sistema tributario español donde nada puede fallar. Por eso nada mejor que confiar en un asesor de confianza para hacerla, presentarla y ponerte al corriente con Hacienda sin problemas.

Como cada año, abril es sinónimo de la Declaración de la Renta. La mayoría de los españoles no esperan hasta el último día para presentarla y se dan prisa a la hora de quitarse de encima esta gestión donde, según el gobierno, 3 de cada 4 contribuyentes se ven favorecidos y la Renta les sale a devolver -volviendo a obtener un dinero pagado previamente mediante impuestos-. En la Renta nada regala nada pero tampoco nadie puede deber nada, porque los ojos y la lupa de Hacienda se encuentran al acecho y como reza la expresión popular “con Hacienda no se juega”.

La Renta de las Personas Físicas o IRPF es un impuesto personal, progresivo y directo que grava la renta obtenida en un año natural por las personas físicas residentes en España. Un impuesto donde se tienen muchas cosas en cuenta: gravámenes, documentación que presentar, novedades… y donde el resultado es solo uno. Por ello, es imprescindible confiar en especialistas y es en esta época del año donde la figura del asesor cobra más fuerza que nunca debido a su importancia a la hora de ayudarnos con la Declaración de la Renta 2016.

La importancia del asesor en la Declaración de la Renta

Es aconsejable optar por la figura de un asesor, con la experiencia, la formación y la información necesaria para llevar a cabo la Declaración y evitar problemas con Hacienda. Aunque hay gente que prefiere hacer ella misma la Declaración de la Renta 2016, contar con un asesor es pagar una pequeña cantidad de dinero por nuestra tranquilidad, por saber que este profesional no se equivoca y tiene más conocimientos que nosotros cara a evitar errores e incluso evitar pagar de más si realizamos la Declaración mal (o no pagar a Hacienda, que incluso puede ser peor).

Y es que con cualquier error en la Declaración de la Renta se beneficia Hacienda. Por eso debemos confiar en elegir un asesor para que ayude en bonificaciones que desconocíamos, en notificar a Hacienda cambios en la situación personal, económica o familiar que no están actualizados o estar al tanto de las novedades. Un asesor es sinónimo de tranquilidad, profesionalidad y confianza cara a presentar una Declaración de la Renta sin equivocaciones. Y esto es imprescindible.

Novedades de la Declaración de la Renta 2016

Además este año, la Declaración de la Renta 2016 en España incluye novedades que podemos no saber y qué mejor que confiar en los conocimientos de un asesor. Entre ellas desaparece el programa PADRE y es sustituido por la herramienta RENTA WEB. Para entrar habrá que identificarse de la manera habitual –DNI electrónico, clave y número de referencia. También permite la cumplimentación a través de móviles y tabletas -que ya concentraron el 20% de la navegación web del organismo durante el año anterior- y la opción de solicitar la rectificación de autoliquidación a través de la propia declaración.

También las tan populares cláusulas suelo entran en escena este año en la Declaración de la Renta 2016. Y es que, la Agencia Tributaria ha pedido a las instituciones financieras información específica sobre los clientes a los que se les ha devuelto dinero por dichas cláusulas suelo. ¿Cómo contemplar esto en la Declaración de la Renta? Es normal que estos contribuyentes tengan un aviso al hacer la declaración en la parte referente a sus datos fiscales. Por eso nada mejor que ser guiados por un asesor especializado en este sentido.

Otras de las novedades de la Declaración de la Renta 2016 es la ampliación de la cuantía de la exención de rendimientos de trabajo, las Sociedades Civiles con objeto mercantil pasan a tributar o la desaparición del límite conjunto aplicable a todas las actividades económicas de 450.000 euros, entre otras.

¿Te ayudamos?

Contáctanos.