En España existen en la actualidad más de 3,2 millones de autónomos. La gran mayoría de estos profesionales, muchas veces olvidados por la administración, reclaman menos cargas administrativas y fiscales para disfrutar de condiciones laborales algo más ventajosas.

La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo traerá consigo interesantes novedades.

Parece ser que los autónomos han visto escuchadas y materializadas viejas reivindicaciones que venían defendiendo durante mucho tiempo. Un colectivo con pocas ayudas y oportunidades que ve en la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo una esperanza para mejorar su situación desde diferentes puntos de vista. Y es que, los autónomos crecen, pero mucho menos que los asalariados en nuestro país, algo que pretende paliar esta ley. De hecho, según UATAE (Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores), el número de autónomos crece por debajo del 1% en España, cuando el de los trabajadores asalariados lo hace al 4,34%.

En Gesticat nos preocupamos por asesorar y mejorar las condiciones fiscales y económicas de pymes y autónomos mirando siempre por el máximo beneficio de nuestros clientes.

Pero, ¿qué cambios desde el punto de vista legislativo van a poder disfrutar los autónomos?

A día de hoy son muchos los interrogantes relacionados con la entrada en vigor de la normativa, así como de las medidas que finalmente se pondrán en marcha y del impacto real de la Reforma.

Medidas de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo

Una de las medidas estrellas de esta ley es la ampliación de la Tarifa Plana de 50 euros al mes de 6 meses a un año, para quienes se den de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA) por primera vez. También podrán aplicar bonificaciones y reducciones por contingencias comunes, sobre dicha cuota.

También hay variación sobre el tipo de gastos deducibles para autónomos. Y es que ahora lo son en un 50% en lo que a la declaración de IRPF, los ocasionados por los vehículos de los autónomos que lo utilizan en el trabajo y fuera, como pasa con el IVA. También los de agua, electricidad y gas de aquellos profesionales que trabajan en su domicilio, pudiendo deducirse hasta un 20 %.

La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo también tiene su cara B y es que la cuota de autónomos crecerá, pasando de ser un mínimo de 267,04 euros al mes  a 285,41. Aunque ésta siempre se calcula según las bases de cotización y las coberturas de la Seguridad Social. Mientras que aquellos profesionales que realizan trabajos puntuales no tienen ya que pagar las cuotas mensuales sin que solo lo harán por días trabajados.

Una cambio de ley que también mirará porque los trabajadores por cuenta propia y ajena tengan las mismas prestaciones, como es el caso del paro o la jubilación.

En las retenciones que los autónomos aplican en sus facturas no habrá cambios ya que se mantienen en el 15 %. Mientras que el caso de nuevos autónomos si se dan de alta este año y durante los dos siguientes, se les practicará en sus facturas una retención del 7 %.

Las novedades en cuanto a las mujeres embarazas y que sean a su vez autónomas ya que éstas no tendrán por qué pagar sus cuotas durante el tiempo que no trabajen, o sea disfrutarán de una bonificación del 100 % de la baja.

Y otro aspecto que aunque no es directamente aplicable a autónomos, les ayudará. Y es que a partir de este mismo año, se ha pasado de 2.500 a solo 1.000 los pagos en efectivo algo que ayuda a los autónomos a luchar contra el retraso en el cobro de facturas.